View all essays

 Escuela taller Gabriel Aresti. La Habana, Cuba

Charla sobre muebles y mi universidad.

Escuela taller Gabriel Aresti La Habana, Cuba Mi viaje a Cuba tenia otro propósito y no solo ir a ver la artesanía en madera cubana o escuelas de muebles, pero se dio la oportunidad de hablar con Ramón el profesor de muebleria y restauración de la escuela, donde podían estudiar alumnos de 17 años de edad hasta los 25 y recibían una especie de sueldo del estado por ir a clases, lo cual Ramón estaba contento de que fuera así pero a su vez, varios de los alumnos iban por el dinero mensual y no por aprender el lindo arte de la ebanistería.

El taller tenia un espacio muy reducido y las maquinas eran viejas y solo algunas funcionaban, las herramientas estaban desafiladas y el orden era escaso. Cuando le explique que en Carl Malmsten hacemos aseo todos los días y una mantencion diaria y de manera mas profunda semanalmente, se sorprendió, de la misma manera que cuando le explique que yo estudiaba en una universidad y no en un taller, quedo con la boca abierta.

En Cuba al igual que en Chile, la muebleria se aprende mirando al padre o al abuelo y así pasa de generación en generación pero hoy en día este ”oficio” se pierde cada vez mas porque es mal pagado y no da para tener el sustento familiar. Ramón, en su taller enseña mas que nada a restaurar los muebles de los museos estatales que hay en la habana. La madera es entregada a ellos de manera gratuita, ya que son solo las escuelas y mueblerias puntuales, las cueles pueden comprar la madera cubana e importada.

Cuando fui a visitarlos, Ramón y un par de alumnos me insistieron en que les diera una charla de como es estudiar muebleria en Suecia y de como construí mi ultimo mueble, Nativo. La charla no debía extenderse mas allá de los 20-30 minutos y hable con ellos durante 1 hora y 30 minutos. Fue una experiencia inolvidable y enriquecedora lo cual me deja demasiado feliz e inspirado para diseñar mis muebles y tratar de que tengan un sello propio y reconocido!

Gracias Ramón, Gracias Cuba y la Habana!

  • Nativo

    Un mueble diferente

    Sueños

    Una silla inspirada en niños