Hace un tiempo atrás publiqué la mala práctica de una empresa con un alfarero de Penco y los invite a hacer público ese tipo de injusticias bajo el hashtag

Como ese fue mi mensaje en todas las presentaciones que di en Chile y mi perfil está abierto para todo el mundo, hay gente que se ofendió mucho y me dejaron cariñosos saludos por interno. Pues bien, quiero que entiendan que si nosotros pagamos lo que cuesta la exigencia en calidad de los productos y del desarrollo del trabajo, con todo derecho, puede (y debe) ser el doble y hasta el triple. Pero si andamos pidiendo precios por cantidades o de “amigos”, el oficio en Chile no va a alcanzar nunca el nivel donde merece estar. En Chimbarongo, por ejemplo, los productos que se comprar a un costado de la carretera son, en su mayoría, de una calidad baja y obviamente también en su precio, porque eso se produce y se vende más rápido. Pero el tejedor experimentado no se desprende de un producto del que se sienta orgulloso porque sabe que tiene capacidad de más pero por lo general no se paga. Lo que me sorprende es que después de comprar barato, aleguen que el producto no les duro mucho, no aguanto, se les rompió e inconscientemente digan “puuuta, en Chimbarongo ya no hacen las cosas como antes”. Tomé el tejido en mimbre como ejemplo. Para los que no saben el campeón mundial de tejido en mimbre vive en Chimbarongo. El que quiera unirse que se una y lo haga público. El que quiera patalear que lo haga. Yo estoy tranquilo, porque sé, que en silencio, muchos piensan como yo y que el tiempo nos dará la razón. öbler

#ebanistachileno  #ekorremöbler  #instagram  #paguenloquecuesta